Un tocador de baño único

Ellos son diseñadores en un estudio de Rotterdam y han convertido un tocador en algo mágico. A primera vista es un simple espejo redondo pero si lo tocas poco a poco desaparece su poder de reflexión y el espejo se vuelve transparente dejando ver todo lo que hay detrás. Es la magia de la materia, un vidrio dicroico que experimenta un cambio de color en ciertas condiciones de iluminación y el resultado es impresionante: el espejo refleja un matiz de lavanda, mientras que la luz proyecta un tono amarillo de cortesía. El futuro del cuarto de baño en manos de mentes llenas de imaginación. Lo que nos quedará por ver.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, si continúa navegando está dando su consentimiento política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies